Sostenibilidad: un concepto transversal para el BID

La Asamblea anual de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) convoca alrededor de 7.000 visitantes y a los 48 gobernadores del organismo multilateral, entre quienes están ministros de Hacienda, gerentes de bancos centrales y funcionarios de los países miembro del Banco. Un encuentro de talla mundial en el que todos los detalles han sido milimétricamente planeados y en donde la sostenibilidad es esencial.

Una de las principales apuestas de la edición 61a de esta Asamblea es minimizar el impacto ambiental. Por esta razón, las decoraciones y mobiliarios son elaborados en materiales reusables o biodegradables y se evitará al máximo posible el uso de impresos o de elementos publicitarios físicos, como pendones.

Asimismo, se llevará a cabo una medición de la huella de carbono para evaluar el impacto ambiental del evento.

Otro aspecto en materia de sostenibilidad se verá reflejado el primer día de la Asamblea, cuando serán expuestos los proyectos finalistas del concurso ‘Re-Think Plastics’ (repensar el plástico), un certamen internacional de innovación abierta, organizado por el Grupo BID, en cooperación con MIT Solve del Instituto de Tecnología de Massachusetts, el cual apoya a emprendedores sociales para que sus iniciativas tengan el impacto proyectado. Los finalistas expondrán sus proyectos ante un jurado internacional y el ganador será premiado por Luis Alberto Moreno, presidente del BID.

‘Re-Think Plastics’ es reflejo de uno de los empeños del Banco: la reducción sustancial del uso de plásticos a partir de los cambios en los comportamientos de consumo. Con esta iniciativa el organismo multilateral busca sensibilizar a los gobiernos, empresarios y consumidores de América Latina y el Caribe en la adopción de programas, tecnologías y hábitos de consumo con cero uso de plásticos.

Datos

El Informe de Sostenibilidad del Banco da cuenta de inversiones cercanas a los 5.000 millones de dólares en actividades relacionadas con el ambiente, sólo en 2018. Según el documento, el 81% de la población de América Latina y el Caribe vive en áreas urbanas, tendencia que, de no mediar cambio alguno, alcanzará el 90% en los próximos 25 años.

Lo anterior supone la implementación de nuevas herramientas para fomentar el crecimiento sostenible de las ciudades, cuyo tamaño físico, de acuerdo con el informe, está aumentando de dos a cuatro veces por encima de la tasa de crecimiento de la población.

Según Juan Pablo Bonilla, gerente del sector de Cambio Climático y Sostenibilidad del BID, para el organismo es importante trazar una línea de acción con el fin de contribuir a la sostenibilidad global. Para ello, es necesario que el crecimiento de las ciudades vaya de la mano de un desarrollo inclusivo, resiliente frente a eventuales cambios climáticos, y de la reducción de emisiones de carbono.